Solo hombres, pero hombres justos

En todos los países, sea cual sea la situación de las mujeres, es urgente definir una “moral de lo masculino” para la totalidad de los actos sociales. ¿Cómo impedir que los hombres ultrajen los derechos de las mujeres? En materia de igualdad de sexo, ¿qué vendría a ser un “tipo correcto”? Hoy necesitamos hombres igualitarios, hostiles al patriarcado, afectos al respeto más que al poder. Solo hombres, hombres justos.

Hombres justos. Del patriarcado a las nuevas masculinidades. Ivan Jablonka

Contrariamente a las demás revoluciones (neolitización, monoteísmos, viajes de circunnavegación, ciencia moderna, derechos humanos, independencias), la revolución feminista movilizó poco a los hombres. ¿Por qué esa cuasiausencia? Se sintieron señalados, amenazados, pero sobre todo fueron incapaces de pensarla como tal, es decir, como una revolución. De hecho, muchos no vieron en ella sino una agitación estéril: en el mejor de los casos, una “transformación de las costumbres”; en el peor, un “asunto de señoras”.

La indiferencia o la hostilidad de los hombres, explica que a menudo las feministas hayan tenido que contar únicamente con sus propias fuerzas. De ahí esa atmósfera de guerra de sexos que hoy reina: mientras que muchos hombres se sienten agredidos por las reivindicaciones de las feministas, algunas de ellas se niegan a colaborar con sus “opresores”. Esas dos posiciones descansan en la misma premisa: la igualdad de sexo no sería un asunto de hombres. No es cierto. En 1966, la antropóloga Germaine Tillion escribía que no existe en ninguna parte “una desgracia estanca meramente femenina, ni un envilecimiento que hiera a las hijas sin salpicar a los padres” (Germaine Tillion, Le Harem et les Cousins, 1966). Podemos recordar, con ella, que los derechos de las mujeres simplemente caen bajo la órbita de los derechos humanos. Precisamente de ese combate se excluyen los hombres. ¿Será demasiado tarde para contemplar un frente intersexo de progreso, un feminismo inclusivo?

Hombres justos. Del patriarcado a las nuevas masculinidades. Ivan Jablonka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s