Reflexiones de las III Jornadas El Líder Imperfecto. Autoliderazgo y Educación

Con objeto de desentrañar las claves de la adaptación del liderazgo a los retos impuestos por la situación actual y futura del mundo, se han celebrado las III Jornadas de El Líder Imperfecto que se llevaron a cabo por vía telemática el pasado día 14 de noviembre de 2020. El encuentro se centró en los conceptos de Autoliderazgo y Educación.

Moderados desde el Hotel Jakue de Puente la Reina/Gares, en ellas han participado ponentes pertenecientes a diversos sectores profesionales: consultoría, educación, filosofía, literatura, marketing y dirección empresarial.

En el primer bloque hablamos del concepto de Autoliderazgo, intentando antes desentrañar lo que significa liderar. Para orientar las aportaciones, y a modo de guion, expusimos varias preguntas:

¿Está actualizado el concepto? ¿Es cierto que, si cambiamos las palabras, cambiamos el mundo?

¿Tiene sentido aspirar a liderar equipos antes de haber consolidado un sólido autoliderazgo?

Visto el actual contexto nacional y mundial, ¿qué ha cambiado en la percepción del liderazgo? ¿Es necesaria una nueva manera de liderar?

Sonia Carbellido, consultora, empresaria y mediadora, piensa que más que cambiar el liderazgo, se debe cambiar la sociedad. Es necesario para ello tener una visión apreciativa del liderazgo y aceptar las diversas formas de liderar. Como elementos clave para el liderazgo en la sociedad actual y de cara al futuro señala la visión, la coherencia y la confianza.

Para el filósofo y profesor Jordi Feixas, el liderazgo es un concepto humano, pues tiene que ver con las prácticas que realizamos cooperativamente como humanos. Ahora bien, asistimos a una continua destrucción del vocabulario moral. Cualquier posición es respetable y mínimamente válida. Los líderes son gestores de medios, pero no se puede aceptar que las personas sean tratadas como simples medios.

El líder debe conocer sus emociones, sus pasiones y cómo dialogar con ellas y, mediante su ejemplo, inspirar a los demás.

Podemos rescatar conceptos anteriores, pensar en los grandes líderes mundiales, pero la clave está en los pequeños entornos.

Cristina Domínguez, pedagoga -entre otras muchas cosas-, habló de que todos tenemos habilidades, incluso para liderar, aunque a veces las tenemos secuestradas (Carl Rogers). Existe el liderazgo inspiracional que lleva a la acción (ejemplos de Julio César y Churchill) y de que el liderazgo ha basculado desde la política hasta otras esferas, entre las que destaca la económica, que se está ocupando de definir el concepto.

Echa en falta una cuestión clave. Se quiere liderar, pero ¿para qué? El objetivo debe definir la función.

Un liderazgo que no incorpore la definición de bien común puede llevar a situaciones de conflicto.

Hace un llamamiento al liderazgo efectivo. Y señala la importancia del autoconocimiento para liderar (quién soy yo a través de lo que hago).

Expresa el deseo de que la educación hiciera aflorar en las personas una capacidad de liderazgo en algún ámbito.

Cierra con un llamamiento a la aportación individual para resolver los problemas colectivos. “La vida de un hombre es una cosa tan pequeña, y sin embargo hay tiempo para hacer grandes cosas, fragmentos de la tarea común” (Gauguin)

Daniel Salvat, como líder de un equipo de sistemas informáticos en un sincrotrón (acelerador de partículas), nos destaca la importancia la figura del Servant Leader: el líder como servidor, más que como gestor de la prosperidad de la organización.

Para él, partiendo del autoliderazgo, lo importante es dar ejemplo; no solo en el hacer sino en el cómo hacer.

Su experiencia en el mundo del deporte ha sido determinante para el desarrollo de habilidades sociales y valores.

Menciona las virtudes cardinales de Platón como guía de liderazgo: justicia, prudencia, fortaleza y templanza.

El líder debe facilitar, proponer los medios para que el equipo trabaje, y debe ejercitar el trato diferencial, pues la gente tiene diferentes mecanismos de motivación.

Si nos presentamos como líderes imperfectos, con permiso para fallar, ganaremos credibilidad.

Cierra con la frase “No te juntes con los mejores, sino con quienes quieren serlo” (Pep Marí)

Marisa Iturbide, consultora empresarial, especializada en marketing digital, pone el acento en la importancia del impacto de las palabras e invita a una revisión de cómo nombramos las cosas.

Considera el autoliderazgo como la capacidad de automodularse.

Para liderar hay que contagiar pasión, pero para ello uno mismo debe estar enfermo de pasión.

Más que cambiar una forma de liderar, uno debe darse la vuelta como persona y salir del traje opresor al que nos someten las palabras.

Para cerrar este primer bloque, tiene lugar un turno de preguntas entre participantes:

Sonia Carbellido pregunta a Jordi Feixas sobre nuevas formas de liderazgo. Para Jordi es importante rescatar formas antiguas. Una mirada a los clásicos, de manera particular a Aristóteles. Sabiendo el fin que se persigue podemos definir las prácticas que se necesitan. La historia nos ayuda. En los clásicos encontramos referentes para el liderazgo.

Jordi pide a Cristina Domínguez qué ejemplos históricos considera ilustrativos de liderazgo. Empieza por Napoleón, que tenía un sueño para Europa. Era capaz de legislar, fue el capitán más joven y fracasó estrepitosamente al final. Su preferido es Churchill. Sabía enfrentarse al reto reconociendo y expresando la debilidad. Supo transmitir la necesidad de templanza en un momento muy grave. “Keep calm and carry on”.

Cristina pregunta a Daniel Salvat qué prácticas utiliza para que su equipo tenga sensación de equipo. Para Daniel, las palabras son muy importantes. Empezó cambiándolas: a su sección le llamó equipo. Habla mucho con ellos. Presta atención de manera individual. Los cuida.

Daniel pregunta a Marisa Iturbide cuáles son las cualidades fundamentales para liderar. Para Marisa, la lista debe estar encabezada por la empatía. Necesitamos un mundo en el que el cuidado de los demás sea fundamental. Menciona a Riane Eisler, que acuñó el concepto de la economía del cuidado (Caring Economics).

Marisa le pregunta a Sonia Carbellido sobre el concepto de percepción al que ha hecho referencia en su presentación. Para ella el liderazgo es percepción. Es, ante todo, una forma de vivir y aquí entra en juego la percepción de cada uno. “Yo no puedo liderar con la percepción de otro. Solo con mi manera de ser. Es parte de mi yo”.

El segundo bloque se centra en la relación entre el liderazgo y la educación.

Como guía de las intervenciones, se proponen las preguntas siguientes:

¿Se nace líder o se aprende a serlo a través de las relaciones sociales? ¿Es el liderazgo una virtud o una característica? ¿Es vocacional o circunstancial?

¿Está siendo lastrada la formación y desarrollo de los líderes por la sobreprotección del menor al descuidar el fomento de la autonomía personal? ¿Ocurre lo mismo con la mala digestión del estado de bienestar en la población?

¿Debe el maestro ser un líder para el alumno, a la manera de un mentor? ¿Esperan eso los alumnos?

Los centros educativos como vivero de liderazgo.

Para Paula Díaz,formadora y experta en marketing, liderar es cautivar. A ser líder se aprende, se trabaja y se crea el hábito. Es un ciclo.

Por su experiencia, cree que verse uno mismo como líder es difícil y que es bueno saber en qué momento está uno preparado para sentirse cómodo siendo líder, y en qué momento prefiere uno ser liderado.

Ser admirado es muy importante para liderar.

Ojalá los centros educativos fueran viveros de liderazgo. Es un reto, a la vez que una oportunidad.

Una parte del liderazgo educacional debe partir de formar a los profesores en la libertad de enseñanza.

Camino Zabaleta imparte clases a alumnos de Formación Profesional. Su experiencia le dice que siempre hay en el aula lo que llamamos un líder nato. Aunque saben escuchar, tienen empatía, son decididos, con sentido del humor y comunican bien, han desarrollado sus habilidades con la experiencia, su familia, amigos, entorno.

Normalmente, a esas edades (16-18 años) no tienen inquietud por ser líderes. El liderazgo lo van configurando a medida que se desarrolla el proyecto. Ahí, el rol de líder va cambiando de persona. En cada parte del proyecto lidera uno distinto.

Normalmente nos encontramos en un ambiente de sobreprotección, en el que la cultura de la inmediatez no ayuda nada.

El papel del maestro debe ser de acompañamiento: ayudar y escuchar para que puedan gestionar sus emociones. Viven muy condicionados por las calificaciones.

La educación es un arte”.

Mikel Alvira, formador y escritor, se sorprendió cuando alguien le preguntó una vez por el liderazgo humanista. ¿Acaso se puede ser líder sin ser humanista? Es más, el mal líder no es líder; habrá que buscarle otra palabra. La persona debe ser el centro, eje y tractor.

Lo importante es el camino. No sabemos si el líder nace o se hace, pero lo importante es el proceso.

Cuando se habla de que un niño tiene “madera de líder”, entendemos que tiene condiciones de jefe. Para ser líder hay que aprender.

El liderazgo es circunstancial en cuanto al logro. No va vinculado a un cargo. El liderazgo esencial debe ir unido a la autonomía. Una labor de líder es de autonomía y debe inculcar la responsabilidad que va unida a esa autonomía.

Autoconcepto, autoestima, autorregulación y autonomía. Competencias que no se van a lograr desde la instrucción sino desde un liderazgo humanista.

Más que sacarlos de su zona de confort, los alumnos deben sentirse confortables con el cambio.

Quizás no haya que preguntar a nuestros jóvenes qué quieren ser de mayores sino cómo quieren ser de mayores.

Susana García, directora ejecutiva de un centro de formación de formadores, pregunta cuántas personas de las que han llegado a una posición de liderazgo se lo habían propuesto como objetivo. Al liderazgo se accede con actitud, haciendo bien el trabajo encomendado. A veces, sin proponérselo una, se llega a liderar mediante una trayectoria ejemplar.

En lugar de líderes, prefiere hablar de referentes. Todo empieza por los pequeños entornos.

Entiende que más que en lugar de sobreproteger, lo importante es acompañar para que el joven pueda alcanzar su autonomía personal.

Javier Salvat, consultor en crecimiento personal y gestión colaborativa de conflictos, cree que se puede nacer con ciertas habilidades que facilitan las cosas, pero el liderazgo es cuestión de aprendizaje y experiencia.

Aporta el concepto de liderazgo inclusivo, aquel en el que el líder fomenta la participación de los componentes de su equipo en la toma de decisiones y permiten al líder ser mejor líder.

El liderazgo es una condición que, como ocurre con otras muchas cosas, puede ser positiva o no en función de cómo se ejerza. A veces uno quiere ser líder y no lo consigue. Ahí está el problema.

La corriente de sobreprotección que impregna nuestra sociedad es alarmante e inhibe la autonomía personal. Los jóvenes sobreprotegidos están desarmados cuando llega el momento de afrontar problemas, y ya no hace falta decir el problema que genera para liderar.

No cree que el objetivo del maestro sea el de ser líder; el objetivo debe ser la mejora continua de la calidad de su ejemplo.

Se cierra el bloque con el turno de preguntas entre participantes:

Paula pregunta a Camino Zabaleta qué tipo de líderes necesita la Formación Profesional.

A nivel de profesorado debe haber emoción. Transmitir emoción y pasión. Conectar con los alumnos a su nivel.

A nivel institucional es necesario hacer los cambios que permitan no estar únicamente pendientes de las calificaciones.

Camino pregunta a Mikel Alvira cómo logramos que el alumno se sienta confortable con el cambio para que brille su talento.

Soft Skills del profesor: claridad, transparencia, sentir que no pasa nada por sentirse vulnerables. Empatía, resiliencia, paciencia, humildad. Inteligencia intrapersonal e interpersonal. Tiene que poner cosas de su propio ser, no solo de su propio saber. No se puede ser profesor sin ser buena persona.

Mikel pregunta a Susana García sobre el concepto de referentes. Escuela, familia y entorno (presencial y digital). ¿Cómo lubricamos el engranaje de estos ámbitos de referencia?

Susana habla de los Planes Educativos de Entorno: objetivo de aglutinar todos los agentes educativos. Hacer conscientes a los municipios de que todos somos educadores.

Susana pide a Javier Salvat que le amplíe el concepto de liderazgo inclusivo.

Un líder debe estar dispuesto a ser cuestionado y no debe temer mostrarse vulnerable o equivocarse. Cuanto mejor se lidera, más propenso está el seguidor para sentirse parte del equipo decisor. El liderazgo inclusivo permite que el equipo participe en la toma de decisiones, sin que necesite que el líder se lo comunique explícitamente.

Javier pregunta a Paula cómo identifica la línea que separa el acompañamiento de la sobreprotección.

Al ser tutora, además de profesora, tiene una relación estrecha con los alumnos. Cuando entran en juego temas personales hay que ir con cuidado porque intervienen los padres y entran los referentes familiares. Es difícil detectar esa línea separadora. Hay un sexto sentido que te dice dónde está esa línea y hasta dónde conviene llegar. La intuición juega un papel importante.

Como conclusión, los ponentes cierran su participación con una frase o dejando una pregunta en el aire:

Javier: El mundo necesita líderes sólidos en muchos ámbitos. ¿Es posible el co-liderazgo?

Cristina: Esta mañana hemos ejemplificado cuál es una de las herramientas esenciales para poder co-liderar: el diálogo respetuoso, con una escucha profunda, el debate desde la disensión o desde lo que es común. Cada uno puede liderar alguna cosa. El hábito del debate construye una forma de liderazgo.

Mikel: No esperemos a saberlo todo. Entremos en acción para seguir aprendiendo. Trabajemos en equipo con personas distintas y dispares, para convertirnos en cómplices de las personas con las que trabajamos.

Daniel: desde el punto de vista de la empresa, ya se está viendo un cambio muy importante entre los que acceden desde el ámbito educativo. La capacidad de comunicación es fundamental para ejercer el liderazgo. Obviamente, el ser una buena persona es básico. Soy muy optimista respecto de los que están llegando.

Sonia: Co-liderar no solo es posible sino necesario. La economía colaborativa está a la orden del día. La responsabilidad en el consumo. El liderazgo inclusivo, el liderazgo humanista, la mirada apreciativa.

Como participantes fuera de pantalla, interviene Arantza Arruti para agradecer la iniciativa del encuentro, del que dice haber aprendido mucho; Mamen Oroz, Jefa Sección Difusión de Programas en Departamento de Ordenación Territorio, Vivienda, Paisaje y Proyectos del Gobierno de Navarra, que agradece la organización del encuentro; Eva Martínez, consultora de recursos humanos en Areté Activa, que agradece el encuentro y hace un especial énfasis en la importancia de la educación de los líderes; y Vanesa García Urbina, de la consultora GanasdeVivir que agradece igualmente el acto y propone Liderazgo y salud mental como uno de los temas a incorporar en una próxima edición.

Cierra las jornadas Marisa Iturbide, agradeciendo a todos los asistentes. “Somos personas vulnerables, vinculantes y buenas, con emociones, con pasiones y deseos de autonomía y complicidad”.

Las III Jornadas El Líder Imperfecto finalizan con un concierto online ofrecido por un grupo de músicos, intérpretes y cantautores de la Villa de Artajona.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s