Nutriendo nuestra humanidad

“En lugar de ver a las sociedades a través de las lentes de categorías sociales familiares, como religiosas versus seculares, orientales versus occidentales, derechistas versus izquierdistas, o capitalistas versus socialistas, que solo describen un aspecto particular de la sociedad, la Biocultural Partnership-Domination Lens usa dos elementos culturales más grandes, configuraciones en extremos opuestos de un continuo: el sistema de asociación y el sistema de dominación ”.

Riane Eisler y Douglas P. Fry

Nurturing Our Humanity ofrece una nueva perspectiva sobre nuestras opciones personales y sociales en el mundo de hoy, mostrando cómo podemos construir sociedades que apoyen nuestras grandes capacidades humanas para la conciencia, el cuidado y la creatividad. Reúne los hallazgos, en gran medida pasados ​​por alto, de las ciencias naturales y sociales que desacreditan la idea popular de que estamos programados para el egoísmo, la guerra, la violación y la codicia. Su nuevo enfoque innovador revela conexiones entre tendencias perturbadoras como la negación del cambio climático y la regresión al sistema de dominio de hombres fuertes. Pasando de derecha a izquierda, religioso frente a secular, oriental frente a occidental, y otras categorías familiares que no incluyen nuestras relaciones formativas entre padres e hijos y género, analiza dónde caen las sociedades en la escala de dominación-asociación. En un extremo está el sistema de dominación que clasifica al hombre sobre el hombre, el hombre sobre la mujer, la raza sobre la raza y el hombre sobre la naturaleza. En el otro extremo está el sistema de asociación más pacífico, igualitario, con equilibrio de género y sostenible. Nurturing Our Humanity explora cómo los comportamientos, los valores y las instituciones socioeconómicas se desarrollan de manera diferente en estos dos entornos, documenta cómo esto afecta nada menos que cómo se desarrollan nuestros cerebros, examina las culturas desde esta nueva perspectiva (incluidas las sociedades que durante milenios se orientaron hacia la asociación), y propone acciones que apoyan al movimiento contemporáneo en esta dirección más sostenible y que mejora la vida. Muestra cómo a través de las tecnologías de destrucción y explotación cada vez más temerosas, frenéticas e impulsadas por la avaricia, el sistema de dominación puede llevarnos a un callejón sin salida evolutivo. Una forma de vida más equitativa y sostenible es biológicamente posible y culturalmente alcanzable: podemos cambiar nuestro rumbo.

Los centros de placer en nuestro cerebro se iluminan más cuando compartimos que cuando ganamos.

Riane Eisler

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s